Cómo vestir para la comida de empresa

Se acerca el mes de diciembre y con él llegan las cenas de empresa. Nos preparamos para vivir una noche divertida rodeada de nuestros compañeros y jefes, pero a la vez, nos preocupamos por estar impecables y dejar una buena impresión.

Una duda que nos asalta, sobre todo a las mujeres, días antes del evento es qué ropa vamos a llevar. Casi siempre acudimos deprisa a comprarnos algún trapito, bolso o zapatos, pero antes de hacerlo, debemos hacer un repaso de nuestro fondo de armario y crear una imagen de cómo queremos ir a la cena antes de comprar compulsivamente. A veces encontramos un vestido básico que nunca sabemos en qué ocasión usarlo, pero que combinado con unos tacones y un bolso a juego puede quedar muy bien. Si algo sabemos nosotras, es que los complementos, zapatos y el peinado hacen la mayor parte del trabajo en nuestro look.

Es muy importante que lo tengas todo preparado y decidido para ese día, así evitaremos las típicas dudas de última hora que no hacen más que ponernos nerviosas y hacer que no nos veamos bien con nada.

Estos eventos son un tanto especiales y de ahí surgen las dudas sobre que llevar. La idea principal que debemos tener presentes a la hora de vestirnos es la de causar buena impresión, y para eso, lo fundamental es no llamar excesivamente la atención.

Debemos elegir un look discreto con el que nos veamos elegantes pero dejando claro cuál es nuestro estilo. No debemos usar colores chillones, es mejor utilizar colores suaves y otoñales, o los clásicos blancos y negros.
Ten presente que no es la mejor ocasión para mostrar nuestro lado más sexy, por eso es conveniente evitar escotes muy llamativos y faldas muy cortas, es mejor evitar miradas incomodas de algún compañero o jefe. Tampoco te atrevas con prendas veraniegas, pues saltan a la vista. Todo tiene su momento.

La ropa que llevas condiciona tu actitud, por eso si muestras tu lado más profesional y femenino, tu comportamiento irá acorde con tu look. Debemos sentirnos cómodas con lo que llevamos para después poder pasarlo bien y no preocuparnos por nuestro aspecto.

Evita también el uso de excesivos brillos y complementos llamativos. En una cena de empresa no todo vale, así que opta por complementos más discretos.

Presta atención al peinado que vayas a llevar, pero sin que se note. Opta por algo sencillo, pelo suelto al estilo casual, moño o trenza de espiga siempre serán un acierto.

No te excedas en el maquillaje. Lo mejor es que sea lo más natural posible, aunque más recalcado que en los días normales. Usa tonos neutros para tu piel y marca bien tu mirada con tonos oscuros.

Ya estás lista para pasar una noche divertida con tus compañeros de trabajo sin preocuparte por nada. En Artemio organizamos vuestra cena de empresa para que paséis una noche agradable en un ambiente cómodo y distinguido. Estamos en Sevilla capital.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *