Cómo organizar una boda (parte 1)

Si hay un día realmente especial y bonito en nuestra vida ese es el de nuestra boda, o al menos debería serlo. Queremos que todo sea perfecto y que la boda y la posterior ceremonia sean como siempre la habíamos imaginado. Pero claro, todo esto tiene un trabajo detrás y muchas horas de dedicación y de comernos la cabeza para que ese día sea agradable no solo para ti, si no para todos tus invitados.

Son tantas cosas las que hay que tener en cuenta para la preparación de ese día, que es mejor conocer algunos consejos que seguro que te servirán para empezar a organizarte mejor:

Tómate tu tiempo: lo mejor y más aconsejable es no organizar la boda de forma precipitada. Comienza meses antes a buscar el lugar que más te guste para casarte, así como para elegir el lugar del banquete, las invitaciones, las tarjetas, etc.

Elige la fecha: seguramente hay una época del año que te gusta más para celebrar tu boda y es muy importante que la elijas en función de las horas de luz que quieras, el vestido que vayas a lucir, incluso el lugar donde se realizará el enlace pues muchos optan por hacerlo al aire libre.

Establece un presupuesto: aunque al final la suma aumente un poco, es conveniente que hagas una partida de gastos y los asignes de forma adecuada: Iglesia, banquete, vestido, invitaciones, coche de novios, flores, regalos, etc. De esta forma será más fácil controlar el dinero que nos gastamos y no excedernos demasiado de lo que teníamos pensado.

Teniendo en cuenta lo anterior, también deberás tener claro otros puntos cuando vayas a visitar los lugares de la ceremonia:

Consulta presupuestos: de forma detallada en cada lugar que visites, pues cada establecimiento tiene su política de costes y sus formas de pago.

Número de invitados: esto condicionará mucho el lugar de la ceremonia, pues si se trata de una boda con pocos invitados será mejor elegir un lugar más íntimo, y si el número de invitados es elevado el lugar deberá ser amplio para mayor comodidad. Es preciso realizar un listado con todos los asistentes a la boda y organizarlos por grupos, así será más fácil acomodarlos en mesas el día de la boda.

Listado de preguntas: es aconsejable que apuntéis todas las dudas y preguntas que tengáis para después despejarlas con los que organizarán la boda, tanto en la Iglesia como en el banquete.

Flexibilidad: es fundamental que el lugar que elijas y el catering que contrates te proporcionen cierta libertad para personalizar tu boda, decorarla a tu gusto y hacer cambios si lo consideras oportuno. Por eso es conveniente que vayas con una idea en tu cabeza sobre la celebración que deseas y lo que necesitarás para ella.

Y por supuesto…

Escucha los consejos: la decisión la vas a tomar solo tú, pero quizás te puede venir bien conocer las experiencias que otros han tenido en ese restaurante que te gusta para tu ceremonia. Normalmente, estos lugares tienen página web y estaría bien que consultarás información adicional.

Guíate por tus sensaciones:
es muy importante que prestemos atención a las vibraciones que nos trasmite un lugar y el personal que te atiende, pues ese día serán los encargados de todo y tienen mucho en sus manos.

Continuaremos con más claves para una ceremonia perfecta.

Bodas

Cóctel para tu boda

Hoy vamos a hablar de la previa al almuerzo o cena de bodas: el aperitivo o cocktail de boda. Lo que antes era un simple

Bodas

Música para la ceremonia de boda

Es de uno de los apartados mas usados y mas introducidos en las ceremonias de bodas actuales, hablamos del acompañamiento musical antes, durante y/o después