Cómo organizar una boda

Cómo organizar una boda 1

Si hay un día realmente especial y bonito en nuestra vida ese es el de nuestra boda, o al menos debería serlo. Queremos que todo sea perfecto y que la boda y la posterior ceremonia sean como siempre la habíamos imaginado. Pero claro, todo esto tiene un trabajo detrás y muchas horas de dedicación y de comernos la cabeza para que ese día sea agradable no solo para ti, si no para todos tus invitados.

Son tantas cosas las que hay que tener en cuenta para la preparación de ese día, que es mejor conocer algunos consejos que seguro que te servirán para empezar a organizarte mejor:

Tómate tu tiempo: lo mejor y más aconsejable es no organizar la boda de forma precipitada. Comienza meses antes a buscar el lugar que más te guste para casarte, así como para elegir el lugar del banquete, las invitaciones, las tarjetas, etc.

Elige la fecha: seguramente hay una época del año que te gusta más para celebrar tu boda y es muy importante que la elijas en función de las horas de luz que quieras, el vestido que vayas a lucir, incluso el lugar donde se realizará el enlace pues muchos optan por hacerlo al aire libre.

Establece un presupuesto: aunque al final la suma aumente un poco, es conveniente que hagas una partida de gastos y los asignes de forma adecuada: Iglesia, banquete, vestido, invitaciones, coche de novios, flores, regalos, etc. De esta forma será más fácil controlar el dinero que nos gastamos y no excedernos demasiado de lo que teníamos pensado.

Teniendo en cuenta lo anterior, también deberás tener claro otros puntos cuando vayas a visitar los lugares de la ceremonia:

Consulta presupuestos: de forma detallada en cada lugar que visites, pues cada establecimiento tiene su política de costes y sus formas de pago.

Número de invitados: esto condicionará mucho el lugar de la ceremonia, pues si se trata de una boda con pocos invitados será mejor elegir un lugar más íntimo, y si el número de invitados es elevado el lugar deberá ser amplio para mayor comodidad. Es preciso realizar un listado con todos los asistentes a la boda y organizarlos por grupos, así será más fácil acomodarlos en mesas el día de la boda.

Listado de preguntas: es aconsejable que apuntéis todas las dudas y preguntas que tengáis para después despejarlas con los que organizarán la boda, tanto en la Iglesia como en el banquete.

Flexibilidad: es fundamental que el lugar que elijas y el catering que contrates te proporcionen cierta libertad para personalizar tu boda, decorarla a tu gusto y hacer cambios si lo consideras oportuno. Por eso es conveniente que vayas con una idea en tu cabeza sobre la celebración que deseas y lo que necesitarás para ella.

Y por supuesto…

Escucha los consejos: la decisión la vas a tomar solo tú, pero quizás te puede venir bien conocer las experiencias que otros han tenido en ese restaurante que te gusta para tu ceremonia. Normalmente, estos lugares tienen página web y estaría bien que consultarás información adicional.

Guíate por tus sensaciones:
es muy importante que prestemos atención a las vibraciones que nos trasmite un lugar y el personal que te atiende, pues ese día serán los encargados de todo y tienen mucho en sus manos.

 

La elección del lugar de ceremonia:

Cuando una pareja decide dar el “Si quiero´´ comienzan los preparativos para celebrar una boda perfecta que todos recuerden. Por lo general, y debido a las largas listas de espera que hay en algunos templos, la elección de la Iglesia o lugar de ceremonia es una de las primeras cosas que tenemos que tener claras, con al menos un año de antelación.

Muchas personas tienen claro desde siempre donde lo celebrarán, normalmente por vinculación emocional o por ideología. Otras en cambio, salen a visitar iglesias y otros lugares hasta dar con el que más les guste. Sólo en la localidad de Sevilla hay alrededor de 205 templos donde se ofician bodas, entre Iglesias, capillas, monasterios, basílicas y conventos.

Tanto si vas a celebrar una boda católica como si es una boda civil, debes tener en cuenta los siguientes consejos para la elección del lugar del enlace:

Fecha aproximada de la boda: si habéis decidido la estación que más os gusta para casaros es preciso que os apuntéis cuanto antes en la lista de espera de la iglesia donde queráis casaros, o en los juzgados si es por lo civil. En Iglesias emblemáticas la lista de espera suele superar los 10 meses. En los juzgados la espera no es muy larga. En Sevilla, la Iglesia preferida por la mayoría de futuros cónyuges es la de El Salvador y la lista de espera suele ser larga, superando el año.

Ubicación: es conveniente que sea de fácil acceso para todos y que disponga de un espacio amplio y cómodo para la tradicional lluvia de arroz a la salida.

Número de invitados: este punto tiene una importancia relativa, pues si nos gusta mucho una iglesia en concreto nos dará más igual que los invitados estén un poco apretados. No obstante, es importante tenerlo en cuenta para que todos los invitados puedan acceder fácilmente al sitio de la boda y encontrarse cómodos.

Decoración: la Iglesia o juzgado será un lugar cumbre en ese día y de suma importancia para las fotos y vídeos, por eso debe gustaros y poder decorarlo con las flores y demás adornos que más os gusten. Pregunta si tenéis libertad para ello y cuál es el coste de hacerlo.

Número de enlaces: Pregunta si tu enlace es el único que se realiza ese día, pues esto puede tener una contrapartida. Si es el único, puedes elegir la decoración que más te guste. Si hay más de un enlace, deberás ponerte deacuerdo con la otra parte para el engalanamiento. La ventaja de esto es que compartiréis gastos.

Fotógrafos: debes preguntar si puedes llevar a tu propio fotógrafo, pues en muchas iglesias el acceso queda restringido al fotógrafo oficial del templo.

Papeles necesarios: es muy molesto que siempre falte algún papel o documento y tengamos que dar vueltas como locos. Por eso, conviene preguntar y tenerlo todo claro para ahorrar tiempo. Las bodas religiosas requieren una serie de papeles ( Certificado literal de nacimiento, partida de bautismo reciente legalizada, DNI, certificado de cursillo prematrimonial y certificado de confirmación), y las bodas civiles otros (Cerificado literal de nacimiento actualizado, certificado de soltería, certificado de empadronamiento, DNI y la solicitud cumplimentada que os darán en el Registro Civil).

El salón de celebraciones.

A este asunto también le dedicaremos gran parte del tiempo que tardamos en preparar una boda. Es recomendable empezar su búsqueda al menos 9 o 10 meses antes del enlace, para que no haya problemas de fechas u otros que puedan surgir.

Por eso, y para que dediques tiempo a otros detalles, te daremos algunos consejos para elegir el salón donde celebrar la boda y tener un banquete a la altura de ese día tan especial:

Tened en cuenta el número de personas que asistirán y las opciones de transporte que tienen. Lo ideal sería celebrarlo en un sitio de fácil acceso para todos y no muy alejado. En el caso de que el sitio este lejos, podéis plantearos el alquiler de autobuses.

El tamaño del salón es de suma importancia por varias razones, entre ellas la de albergar al total de invitados y que se sientan cómodos. El salón debe ser generoso en espacio, para que podáis distribuir las mesas de la forma que más os guste y para que permita la movilidad de todos los comensales. Además, si es un salón grande, seguramente contará con una pista de baile que será la protagonista tras la comida. Fíjate también en que el salón cuente con un espacio más íntimo, para los que quieran desconectar un poco de la música y charlar tranquilamente.

Debe gustarte el diseño y estilo del salón, nosotras sabemos lo importante que es que algo te entre por los ojos, y que salgan fotos bonitas que los invitados guarden de recuerdo. Si queréis darle vuestro particular toque, pregunta si es posible y cuanto os costaría: está muy de moda celebrar bodas temáticas.

La variedad y la calidad de la comida darán mucho que hablar. Probadla vosotros mismos en las catas que los salones ofrecen para este tipo de eventos y así vais sobre seguro. Tened en cuenta que haya menú infantil si van muchos niños a vuestra boda, o menús especiales para celiacos.

Debéis definir qué tipo de actuaciones, animaciones y música queréis que haya en la celebración. La diversión hará que los invitados se queden hasta el final y no hay nada más satisfactorio que eso. Aseguraos que el salón cuenta con este tipo de servicios.

Por último, tened en cuenta la fecha de la boda y aseguraos de que el salón dispone de aire acondicionado o calefacción. Esto es esencial para que los invitados se sientan acogidos. También que el salón esté preparado para la lluvia, que todo podría darse.

Pero ante todo, guiaos por vuestros instintos y elegid el salón que más se acerque a lo que siempre habíais soñado para vuestra boda. Recordad sobre todo, que lo más importante es la compañía.

Visitanos en Artemio, nos encontramos en Sevilla capital.

Scroll hacia arriba