Bodas en San Valentín 1

Bodas en San Valentín

 

La frase “blanca y radiante va la novia’’ puede perder todo su sentido si decidimos casarnos el día de San Valentín. Esta tradición de acudir al altar de blanco no tomó fuerza hasta el siglo XIX, cuando en 1840 la reina Victoria puso de moda este color al usarlo en su boda.

Antes de esto, las novias vestían todo tipo de colores como el dorado, el azul, el negro o el rojo, y ¡era de lo más normal!  ¿Cuántas novias desearían vestir de rojo en un día tan especial como el de la boda? ¿No dicen que el rojo es el color de amor? Pues vestir de rojo en tu boda es posible  si celebras la boda en San Valentín.

Vestido:

Llevar un traje de novia rojo, carmín o burdeos  pasa por que vayamos a nuestra costurera elegida y le mostremos qué tipo de vestido deseamos. Otra opción es revisar los vestidos de damas de honor de ese color o vestidos para las invitadas de boda y darles nuestro toque personal. Para el bastará con una corbata o pajarita roja.

Invitaciones:

Para vuestros invitados todo empezará por aquí. Mandad invitaciones románticas, rojas o rosas, en forma de corazón, con vuestra foto, etc. Que empiecen a vivir San Valentín desde bastante antes de la boda.

Decoración y regalos:

Una boda celebrada en San Valentín estará dominada por el color rojo, los corazones, las flores rojas y todo tipo de decoración romántica que imaginemos. Y, ¿los regalos para los invitados? Lo tienes muy fácil porque seguro que encuentras algún detalle con corazones, un joyero en forma de corazón, unas pinzas de corazón con vuestra foto, etc.

Tartas y aperitivos:

En la recepción podéis ofrecer a vuestros invitados un cóctel de color rosa con una piruleta de corazón.

Prepara degustaciones románticas, utiliza un toque rojo en cada plato o usa platos en forma de corazón. Por la guinda final con una gran tarta de color rojo que hable por sí sola. Será el centro de todas las miradas y las fotos.

Firmas:

Coloca un árbol de tamaño mediano en el centro del salón o en alguna esquina que quede bien. Coloca cerca una mesa con rotuladores y etiquetas en forma de corazón. Tus invitados podrán escribiros en esas tarjetas y luego colgarlas del árbol ¡más original que un libro de firmas!

Un día peculiar para celebrar la boda, ideal para románticos empedernidos, parejas que desean una boda íntima, parejas no convencionales que se permiten casarse ese día tan poco común… en definitiva, vivir un San Valentín diferente, sellar vuestro amor el día del amor por excelencia, una boda de rojo pasión.

Celebra San Valentín en Salones Artemio, en Sevilla capital.

Scroll hacia arriba